Mindfulness y tus propósitos para este año.-

953a4a3d7f471f2e51238e719e2631fa

MªPaz Zaragoza Experta en Mindfulness (UCM)

Cómo cumplir los propósitos del nuevo año con Mindfulness. –

¿Qué propósitos os propusisteis al inicio del año 2016 y cuántos habéis realizado? Según estudios estadounidenses (ya sabéis que les gusta hacer estudios de todo), sólo el 10% se llevan a cabo. No sois los únicos a quienes les pasa esto.

Pues para mejorar este porcentaje os doy estos consejos, basados en la neurolingüística, en el funcionamiento de la mente y en la práctica de Mindfulness.

  1. Di tu propósito en positivo, no en negativo.

La mente no capta las oraciones negativas. Tal vez, habréis leído en algún artículo sobre educación de niños que, en lugar de decirles “Niño, no corras”, es mejor decirles: “Camina despacio”. Es por esta razón.

Así pues, escribe tus propósitos para este año, en oraciones enunciativas afirmativas. Por ejemplo, en lugar de decir: “No voy a comer dulces”, di “Voy a comer alimentos sanos”.

  1. Enuncia objetivos concretos.

Define objetivos concretos, ya que la mente no entiende las ambigüedades. No digas: “Voy a hacer deporte”, sino “Voy a caminar 30 min diarios”. Este objetivo es alcanzable y además puedes comprobar fácilmente que lo estás haciendo. Pero no seas duro contigo mismo cuando no lo hagas. Sé firme pero flexible en su realización. Si un día no lo haces, no pasa nada. Lo importante es seguir en el camino que te has propuesto. Si te riñes por ello, lo único que conseguirás será desanimarte más y emociones negativas que no son nada saludables. Mindfulness nos enseña a ser más tolerantes y compasivos con nosotros mismos.

  1. Escoge un propósito realizable: ni demasiado grande, ni demasiado pequeño. –

Si nunca has practicado deporte, no te propongas correr una hora diaria. Empieza por unos minutos y ves ampliándolos conforme tu resistencia aumente.

Si te das una paliza deportiva al principio, abandonarás en pocos días, y con la idea equivocada de que el deporte no es para ti. Hace unos meses empecé a moverme en bicicleta, después de muchos años de ir en coche. Al principio me cansaba al subir una calle un poco empinada, ahora ya me canso menos.

Y esto también me sucedió con la práctica de Mindfulness. Al principio quise comenzar meditando 50 minutos diarios. Pero era difícil encontrar un rato tan largo. Y era de todo o nada. Si no podía meditar 50 min no meditaba. Por lo que había semanas que solo lo hacía una o dos veces. Y además la sesión se me hacía larguísima. Esto mejoró cuando me propuse meditar 20 min. Era más fácil encontrar un momento y al terminar la sesión me quedaba con ganas de seguir. Ahora practico 50 min diarios sin esfuerzo.

  1. Propósito motivador y necesario. –

Si te propones aprender a bailar, pero en realidad no te gusta, a quien le gusta es a tu novio/a. En cuanto te surja algo que te guste más o más importante no irás a las clases de baile.

Debes encontrar la razón en tu interior para realizar el cambio y sentir la necesidad de realizarlo. Por este motivo, solo el 20% de los que se lo proponen consiguen dejar de fumar.

Pero no lo hagas desde la exigencia, ni condiciones tu autoestima a su consecución. La práctica de Mindfulness nos enseña a querernos de forma incondicional. No nos preguntamos si soy suficientemente bueno o si lo hago bien, sino “¿Qué necesito para ser feliz?”. Buscamos cuidarnos y tratarnos con afecto. Y esta es la razón realmente motivadora de nuestros propósitos.

  1. Recursos y estrategias anticipatorias. –

¿Qué necesitas para llevar a cabo tus propósitos?

Los recursos pueden ser de dos tipos:

  • Externos: Son los que están fuera de ti, como tiempo, dinero, energía. Por ejemplo, yo he descubierto que mi mejor momento para meditar es a primera hora de la mañana. Mi mente está más despierta según mi biorritmo, y además, si lo dejo para más tarde me es más difícil encontrar el tiempo para ello.
  • Internos: los estados internos que tienes que potenciar. Por ejemplo, la disciplina para ir al gimnasio los días que te has propuesto.

Pero también te harán falta estrategias anticipatorias adaptadas a tu personalidad. Si deseas bajar de peso, la dieta comienza en el supermercado no comprando el chocolate que tanto te gusta. Si quedas con un amigo para correr o caminar, te será más fácil practicar deporte. Y respecto a la meditación, si asiste a un grupo de meditación también serás más fácil mantenerte motivado en la práctica de Mindfulness.

  1. Abandona, di NO a hábitos que no te ayudan en tus propósitos.

Por ejemplo, si quieres ordenar tu vida, comienza por poner orden en tus armarios; si quieres ser feliz, deja de quejarte. Y si quieres introducir la práctica de Mindfulness en tu vida, tal vez tengas que renunciar a acostarte tarde viendo la tele, para poder madrugar un poco más y poder así meditar.

El objetivo que quieres cumplir este año, no es más que un conjunto de hábitos que se repiten. Hay muchos hábitos que llevamos a cabo sin ser conscientes de ellos, como el de quejarnos, poner mala cara, comer viendo una película. Para cambiar un hábito por otro, debemos repetir el nuevo hábito durante un período de tiempo, algunos aconsejan 21 días, otros 3 meses.

 

Y por último, revisa tus objetivos:

De vez cuando comprueba si lo estás consiguiendo:

  • ¿Sigue mi deseo por este objetivo activo?
  • ¿Qué he conseguido? ¿En qué he avanzado?
  • Si no lo estoy consiguiendo, ¿qué tengo que cambiar?

 

¡Deseo de todo corazón que tus propósitos y tus mejores deseos se cumplan este año 2017!

2013-12-30-09-53-24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s