VUELTA AL COLE SIN ESTRÉS

estres

VUELTA AL COLE (Y AL TRABAJO) SIN ESTRÉS Y SIN PRESIÓN

¿Qué tal las vacaciones?. ¡Qué bien nos sientan! Vivir sin horarios, charlar con amigos y familia sin prisas, caminar, bañarnos en la playa o en la montaña, … y desconectar de todo.

Pero hoy somos muchos los que ya hemos vuelto de esas vacaciones y nos encontramos con correos, llamadas sin contestar, gastos del inicio del colegio, el tráfico de camino al trabajo,…

Y además, presiones internas que suenan en nuestra cabeza: Tengo que conseguir mis objetivos (subir las ventas, adelgazar, ser mejor,…). Tengo que ser bueno en mi trabajo, ser buen padre/madre, hijo/a, esposo/a,… Crítica dura que no viene de fuera, sino de nuestro interior y que, por ello, no podemos dejar de escuchar fácilmente. Además, de otras exigencias, ideas rígidas inconscientes, de lo que tenemos que tener para tener éxito, lucir bien, poseer el coche adecuado, etc.

Toda esta presión, interna o externa, activa circuitos de motivación antiguos que utilizan el neurotransmisor dopamina. La dopamina busca los resultados esperados (objetivos alcanzados, correos contestados). Si ha habido un resultado, se eleva la dopamina y sentimos alivio, al tiempo que los neurotransmisores opioides nos dan una sensación de placer. Pero si no hay los resultados esperados, cae la dopamina, y sentimos estrés, inquietud, presión, frustración, decepción.

Este sistema de dopamina le fue muy útil a nuestros antepasados para mantenerse con vida ante los peligros de la naturaleza. Y hoy nos sirve para mantenernos activos ante una emergencia. Pero el estrés crónico tiene muchas consecuencias perjudiciales para la salud y el bienestar.

¡Tenemos que reducir nuestro estrés! Pero ¿cómo?

15350500_10154761641483185_1262062225697572763_n

Ahí van algunos consejos, toma los que más te sirvan:

  • Escucha tu interior, tu aspiraciones y deseos más profundos y sé fiel a ellos. Que sean ellos los que te guíen y te sostengan.
  • Cuando te sientas invadido/a por la urgencia pon un espacio entre tú y la demanda, y tómate un tiempo para averiguar si es tan urgente. Y recuerda que a veces perdemos la vida acudiendo a lo urgente y olvidando lo importante.
  • Escucha tu cuerpo: ¿dónde sientes la presión?, ¿cómo la sientes? Escucha y respira.
  • Observa tus pensamientos con distancia, sin identificarte con ellos. ¿Es cierto aquello que me dicen? ¿Realmente se acaba el mundo sin dejo esto por hacer?
  • Vuelve al momento presente, al aquí y al ahora. Y toma conciencia de tu respiración, de su energía que te vitaliza por dentro en la inspiración; y de la calma de la exhalación, con la que puedes soltar y dejar ir.

Y si deseas profundizar en estas prácticas para rebajar tu estrés, escuchar y gestionar tus emociones y pensamientos, para que no se adueñen de ti, te ofrecemos nuestros grupos y programas de mindfulness.

Puedes contactar con nosotros:

Tenemos grupos en Soto del Real, Tres Cantos, San Sebastián de los Reyes, Colmenar Viejo y Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s