¿Te tratas con dureza? No te agredas más.

culpabilidad

¿Te tratas con dureza? No te agredas más.

Todos tenemos nuestras pequeñas debilidades y defectos, que conocemos muy bien, en la mayoría de los casos somos conscientes de ellos. Como por ejemplo, una debilidad por el vino, por los dulces, propensión a la ira,… Y generalmente, nos damos cuenta cuando cometemos errores y nos sentimos arrepentidos de nuestros hechos.

Algunos niegan o, incluso, defienden sus faltas, sus acciones a causa de sus defectos. Pero la gran parte de nosotros nos criticamos continuamente por ellas. Lo que nos provoca un sentimiento, casi constante de culpa, indignidad, baja confianza, autoestima,…

Una actitud sana ante nuestros defectos y errores es tratar de comprender la causa, intentar corregirla y seguir adelante. Esto es actuar con responsabilidad. Pero no lo es, para nada, criticarte excesivamente por ello, humillarte a ti mismo, agredirte continuamente . Esto no te hace más fuerte, ni resuelve nada. Muy al contrario, te causa más estrés y mina tu estado de ánimo y tu salud.

Agredirte, culparte, tampoco ayuda a los demás. Los demás no saben que lo estás haciendo y si se enteran te aconsejan que dejes de hacerlo. En el fondo, si lo piensas bien, la crítica dura a nosotros mismos, es una forma de evitar el sentimiento de remordimiento, de asumir la responsabilidad, de reconciliarnos con el pasado y el trabajo duro de evitar la culpa en el futuro.

Además, las acusaciones y el desprecio que nos lanzamos a nosotros mismos, a menudo, se basan en gritos desagradables, vergüenzas, rechazos y humillaciones experimentadas como un niño: lo suficientemente malo como para que te hicieran esto en el pasado, y peor aún que te lo estás haciendo a ti mismo hoy.

¿Cómo puedes dejar de agredirte a ti mismo?

Escoge un pequeño defecto – como llegar siempre unos minutos tarde, interrumpiendo, o tener tomar postre – y luego sigue estos pasos:

  • Primero, habla contigo mismo acerca de esto como un amigo, entrenador, maestro o terapeuta de apoyo, pero sin sentido. Observa lo que se sientes, y cuáles son los resultados para ti. Llamemos a esto el enfoque alentador.
  • En segundo lugar, habla contigo mismo acerca de ello como un crítico alarmado e intenso – tal vez como su padre, hermana mayor, o un ministro o maestro habló contigo. ¿Cómo te sientes y cuáles son sus resultados?

Deja que las diferencias entre estos enfoques te calen. ¿Cómo te sientes dentro cuando estás “escuchando” a cada uno? ¿Cómo influye cada enfoque en tu vida? ¿Cuáles son las distorsiones o fijaciones de lo negativo en el enfoque crítico?

Permite que cale en ti una convicción real de cuál es el enfoque mejor para ti, y la resolución de usar la que es verdaderamente mejor para ti.

Entonces, cuando encuentras un defecto en ti mismo – no hay necesidad de buscarlos, ¡aparecen solos por su cuenta! – trata realmente de utilizar el enfoque alentador. Nombra la culpa ante ti mismo y admite los hechos de ello sin reservas. Abierto a cualquier remordimiento apropiado. Comprométete con correcciones hábiles para el futuro.

Mujer-con-la-autoestima-alta (1)

Y luego toma una gran respiración y muy deliberadamente nombra tres fortalezas o virtudes que tienes. Deja, permite que el sentido de ellos, y de su bondad natural, se hunda en ti.

Y luego tomar otra gran respiración y sigue adelante.

http://www.pazconmindfulness.net

Programas de Reducción del Estrés basados en Mindfulness

Tlf: 669 89 40 12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s