Mindfulness

¿Qué es Mindfulness?

Podemos traducir esta palabra inglesa por Atención Plena, pero normalmente no se traduce. Se trata de vivir en el instante presente de manera consciente, con interés, aceptación y curiosidad.

Actualmente, en nuestra sociedad vivimos sin parar, yendo de una tarea a otra, de un hacer a otro, sin tiempo para experimentar y vivir plenamente, desconectados del presente pero enganchados al pasado o al futuro.

Con Mindfulness desarrollamos la atención en el momento presente. Aprendemos a observar las situaciones, emociones y pensamientos, pero sin dejar que nos arrastren, sino que los aceptamos y respondemos de una forma adecuada, no reactiva. Con ello conseguimos desidentificarnos y verlos como simples pensamientos y emociones. Ya no respondemos en “piloto automático”, sino en congruencia con lo que realmente deseamos hacer.

Con Mindfulness dejamos de luchar, de resistirnos y surge en nosotros la aceptación de las situaciones externas, pero también de las internas. Y nos relacionamos con nosotros mismos y con lo que nos rodea desde la aceptación y la consciencia plena.

Mindfulness se fundamenta en las filosofías orientales, principalmente en las enseñanzas de Buda sobre el camino de liberación del sufrimiento, por medio de la meditación. Pero nuestra concepción de Mindfulness surgió en los años 70, de la mano del Dr. Jon Kabat-Zinn, en Massachusetts, quien empezó a aplicar esta práctica en su clínica a pacientes con dolor crónico. Y desarrolló el programa para la reducción del estrés basado en Mindfulness (MBSR). Y desde entonces se ha ido aplicando a distintos trastornos psicológicos y a distintos ámbitos sociales, laborales y educativos.

Encontramos programas mindfulness en el entorno clínico aplicados a trastornos del estado de ánimo como la depresión; trastornos de ansiedad, estrés; trastornos adictivos; dolor crónico; fibromialgia, trauma; trastornos de alimentación. En los entornos educativos favorece la atención y la concentración, la regulación emocional y el desarrollo personal. En los entornos laborales reduce el estrés, la ansiedad, mejora las relaciones interpersonales, aumenta la creatividad y el rendimiento laboral.